En esta sección como bien sabéis, hablaremos de los aspectos más educativos del entrenamiento y la salud, así como curiosidades. Al mismo tiempo, intentaremos resolver todas las dudas que surjan y tengáis en relación a estos temas. Hoy vamos a tratar los objetivos competitivos con los que nos solemos encontrar.

Lo cierto es que no siempre tenemos nuestro foco de atención en lo que realmente importa, muchas veces por desconocimiento y otras muchas, por falta de interés o consciencia. ⁣

Este es un aspecto al que como entrenadores damos bastante importancia. Es una reflexión que hay que hacerse antes de empezar un proceso de entrenamiento y no es otra que: tener claros los objetivos.

Establecimiento de objetivo

Busca unos objetivos alcanzables, y que sean a la vez saludable saludables y pedagógicos. Seguro que a la larga vas a tener muchísimos beneficios mejorando tu estilo de vida. ⁣

Cambia tus hábitos a unos más saludables y perdurables en el tiempo, y evita buscar objetivos donde el resultado sea lo más importante. Porque sí, correr rápido está muy bien, pero seguro que antes de llegar a ello puedes y debes cambiar muchos otros aspectos que te ayudarán a mejorar y ser más consciente, como pueden ser: rangos de movimientos adecuados a las características del deporte que practicas, índices de fuerza útiles necesarios, estabilidad articular y un largo etcétera que componen el complejo entramado de la actividad física y el deporte. ⁣

                               Control Montor con Stabilicer

Se trata de un aspecto que poco a poco no va a ir ayudando a tener mayor consciencia,. Sabemos que el entrenamiento es un proceso, la mayoría de veces largo, y es por ello por lo que le damos tanta importancia. Cambiar tu estilo de vida o mejorar tus hábitos es un compromiso constante y que se debe interiorizar para así tener mayor adherencia y ser realmente efectivo.

¿Alguna vez te has planteado tener unos objetivos de entrenamiento más funcionales, que te sirvan en tu día a día, como la mejora de la movilidad de hombro o tener un tronco fuerte y estable? Nos obcecamos en conseguir retos deportivos increíbles y nos olvidamos de que quizá, no sepamos hacer bien una simple sentadilla.
Y tú, ¿Para qué entrenas?