Claramente: evolución y no revolución. Hay revolución en los materiales que utilizamos para entrenar y competir, hay revolución en los métodos de entrenamiento, hay revolución en los protocolos de prevención, hay revolución en la nutrición… ¿pero dónde queda la evolución del deportista?

Bienvenido a este nuevo post de los «martes biomecánicos», una líneas con las que pretendemos cambiar una visión equívoca dentro del deporte popular actual, en concreto: dentro del posicionamiento sobre la bicicleta en el ciclismo y triatlón.

 

Sistema Retül: el sistema que revolucionó la biomecáncia en ciclismo

Evolucionar conlleva un proceso de desarrollo, de desenvolverse, pasando de un estado a otro. Todas las posiciones deberían evolucionar, lógicamente nuestro cuerpo no es el mismo todas las temporadas, nuestro contexto no es el mismo.

¿Existe una posición definitiva?

¿De verdad piensas que tu posición perfecta de hoy, será tu posición perfecta dentro de 5 años o lo era hace 3? ¿Acaso eres capaz de conducir tu coche 20 años sin modificar unos milímetros la posición de tu asiento para conducir? Seguramente no.

Pues eso mismo pasa con nuestro cuerpo y nuestra posición en la bici. Existe una posición perfecta para una persona, en un contexto concreto y con una condición física puntual. Después de unos meses esa posición ya no será la ideal para ese mismo deportista.

Si a la semana pasas 40h sentado con el ordenador y montas sobre tu bicicleta los fines de semana, la posición del ordenador vencerá a la posición sobre la bici. Los músculos que soporta tu posición con el ordenador vencerán a aquellos que soportan tu posición sobre la bici.

Análisis del ciclista con el Sistema 3D Retül

Por todo esto, es necesario trabajar debajo de la bici con ejercicios compensatorios, trabajo de fuerza, mejorar nuestros rangos articulares si fuese necesario, etcétera. En definitiva, evolucionar como deportistas.

Esa evolución hace que progresemos y que las necesidades sean otras. Demandan a medio plazo modificaciones en la posición sobre la bici para seguir teniendo comodidad y rendimiento, alejándonos así de la involución que muchas veces se produce por una escasa amplitud de miras hacia las necesidades de nuestro deporte.

¿Y qué pasa con la posición en media y larga distancia?

El ejemplo más evidente de la escasa evolución que tienen algunos deportistas sobre su posición lo podemos ver en media y larga distancia. Muchos triatletas compran una bici de triatlón y en el mejor de los casos se hacen un estudio para ajustar la posición, y digo en el mejor de los casos porque de normal ese estudio no llega.

En aquellos que dan el paso para mejorar su posición, se debería de revisar la posición periódicamente, al menos una vez por temporada, buscando posiciones más aerodinámicas e invertir poco a poco en materiales más apropiados para ellos, con el objetivo de mejorar su aerodinámica, pues estas ganancias «marginales» pueden hacernos bajar muchos minutos en una competición.

Por desgracia en algunos casos la evolución llega después de una lesión o un período sin poder entrenar, probablemente por una visión equivocada, dando prioridad a los materiales y ultra-aventuras, dejando en segundo plano su prevención y salud. Incluso la altura del sillín ideal pude variar a lo largo de nuestra temporada.

Espero que después de esta breve lectura, tengas una perspectiva más amplia del deporte y de tu evolución como deportista a corto y largo plazo.

¡No dejes de invertir poco más del 1% del dinero que te gastas en deporte en tu salud, sin ella, de poco vale el resto!

About Raúl Marco

Grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (UA) Postgrado en Alto Rendimiento en Deportes Cíclicos (UMU) Máster en Prevención y Readaptación de Lesiones (UCV) Apasionante del ciclismo y el triatlón. He competido varios años en ciclismo en carretera, ahora preparo triatlones de corta y media distancia.